Principio de Pareto

El Principio de Pareto es un principio que recibe su nombre en honor al economista Vilfredo Pareto, y que indica que las entradas y salidas tienen una relación desigual. El principio explica que el 20% del esfuerzo es responsable por 80% de los resultados. Dicho de otra manera, el 80% de las consecuencias vienen del 20% de las causas. Esto también se conoce como la «Ley de Pareto» o la «Regla 80/20».

En el significado de Principio de Pareto, se encuentra que su objetivo es recordar que la relación entre las entradas y salidas no es equilibrada. Por ejemplo, los esfuerzos del 20% del personal de una empresa pueden estar generando el 80% de los beneficios. En términos de gestión personal de tiempo, el 80% de producción puede estar viniendo de solo el 20% del tiempo invertido en el trabajo. Pareto usó su regla para explicar que el 80% de la riqueza es controlada por el 20% de la población.

Principio de Pareto Explicado

Para entender qué es el Principio de Pareto, vale la pena tener en cuenta que se trata de un concepto aplicable a diferentes áreas, como la manufactura, la gestión y los recursos humanos. Incluso muchos programas CRM (gestión de relaciones con el cliente) y de coaching han incluido el principio dentro de su código.

Significado de Principio de Pareto – Ejemplos

Principio de Pareto

Imagina una empresa de asesoramiento financiero, cuyos ingresos dependen de su habilidad de ofrecer buenos consejos de inversión. Los clientes satisfechos pagarán una comisión. Sin embargo, no todos los clientes pagan la misma cantidad de dinero. Si la empresa tiene 100 clientes, según el Principio de Pareto, 20 de ellos proporcionan el 80% de sus ingresos. Estos 20 clientes son los que tienen los activos de mayor valor, por lo que pagan las comisiones más altas.

El Principio de Pareto parece simple, pero es difícil de implementar en este caso. El principio sugiere que, ya que solo 20 clientes traen el 80% de los ingresos, deberían recibir el 80% del servicio al cliente. En otras palabras, los asesores deberían pasar la mayoría del tiempo cultivando las relaciones con solo estos 20 clientes. Sin embargo, la naturaleza humana sugiere lo contrario. Las empresas de asesoramiento usualmente atienden a todos sus clientes de la misma manera, independiente de su estatus. Si un cliente llama a la empresa por un problema, los asesores lo atienden sin importar el valor de sus activos.

Las empresas que han adoptado el Principio de Pareto han experimentado mejoras en la gestión del tiempo, la productividad y la satisfacción al cliente general. Ciertas compañías ahora se concentran en el 20% de sus clientes más importantes, mientras tienen en cuenta que, al añadir un cliente a dicho porcentaje, se afecta el total.

El Principio de Pareto también aplica a muchas otras clases de negocios, en especial en los que se atienden a clientes. De hecho, este principio también aplica a nivel personal. La gestión del tiempo es la aplicación más común, ya que la mayoría de personas tienden a realizar muchas tareas en vez de concentrarse en las actividades más importantes.


Referencias y enlaces externos

Nuestros editores verifican todo el contenido para garantizar el cumplimiento de nuestra estricta política editorial. La información de este artículo está respaldada por las siguientes fuentes confiables.

Advertencia de riesgo

Invezz es un lugar donde las personas pueden encontrar información confiable e imparcial sobre finanzas, trading e inversiones, pero no ofrecemos asesoramiento financiero y los usuarios siempre deben realizar su propia investigación. Los activos cubiertos en este sitio web, incluidas las acciones, las criptomonedas y las materias primas, pueden ser muy volátiles y los nuevos inversores a menudo pierden dinero. El éxito en los mercados financieros no está garantizado y los usuarios nunca deben invertir más de lo que pueden permitirse perder. Usted debe considerar sus propias circunstancias personales y tomarse el tiempo para explorar todas sus opciones antes de realizar cualquier inversión. Lea nuestro descargo de responsabilidad sobre los riesgos >