Nuevo shéquel

¿Qué es el Nuevo shéquel?

Es la divisa oficial de Israel. Su código ISO 4217 es ILS.

El viejo shéquel sufrió una inflación fuerte y descontrolada que tuvo lugar durante la crisis económica de Israel a comienzos de la década de 1980. Hacia la mitad de la década, como resultado del Plan de Estabilización Económica 1985, la inflación en el país se pudo contener y se introdujo el nuevo shéquel el 1 de enero de 1986, con un tipo de cambio de 1.000 antiguos shéquel = 1 nuevo shéquel.

Desde el 1 de enero de 2003, el nuevo shéquel es una divisa flexible, con libre comercio en el mercado forex. Desde el 7 de mayo 2006, el comercio de derivados financieros del shéquel está disponible en la Bolsa Mercantil de Chicago. Esto hace que el nuevo shéquel sea una de las pocas monedas del mundo para las que están ampliamente disponibles los contratos de futuros sobre divisas.

El nuevo shéquel no se produce en Israel. En la actualidad, las monedas son acuñadas en Korea Minting and Security Printing Corporation (KOMSCO – http://www.komsco.com) y los billetes son fabricados en Suiza.


Referencias y enlaces externos

Nuestros editores verifican todo el contenido para garantizar el cumplimiento de nuestra estricta política editorial. La información de este artículo está respaldada por las siguientes fuentes confiables.

Advertencia de riesgo

Invezz es un lugar donde las personas pueden encontrar información confiable e imparcial sobre finanzas, trading e inversiones, pero no ofrecemos asesoramiento financiero y los usuarios siempre deben realizar su propia investigación. Los activos cubiertos en este sitio web, incluidas las acciones, las criptomonedas y las materias primas, pueden ser muy volátiles y los nuevos inversores a menudo pierden dinero. El éxito en los mercados financieros no está garantizado y los usuarios nunca deben invertir más de lo que pueden permitirse perder. Usted debe considerar sus propias circunstancias personales y tomarse el tiempo para explorar todas sus opciones antes de realizar cualquier inversión. Lea nuestro descargo de responsabilidad sobre los riesgos >